" />












» Mi sangre coagula muy rápido

Esta nota fue creada el Lunes, 9 septiembre, 2013 a las 20:44 hrs
Sección: La corazonada

La sangre debe permanecer en estado líquido mientras se encuentre circulando en el cuerpo. Los factores de coagulación que deben entrar en acción cuando una persona sufre una herida, para evitar que se desangre, a veces se activan de manera anormal.

Esto provoca que dentro de los vasos sanguíneos se forme un trombo, que es la unión de redes de fibrina con plaquetas. Comúnmente les llamamos coágulos a estos aglomerados que taponean los vasos, pero el nombre correcto es trombo, ya que los coágulos son la misma cosa pero con la sangre fuera del cuerpo.

El trombo está formado por una proteína de la sangre, que se forma en el hígado y está en estado inmaduro, hasta que entra en contacto con otra proteína que se presenta con las heridas, o con enfermedades que les mencionaré enseguida y se forman redes de fibrina que son de color rojo intenso, como las que se nos forman en un raspón.

Estas redes atrapan células de la sangre, sobre todo las plaquetas, que se dedican precisamente a la coagulación y de hecho también los llamamos trombocitos, pues cito es célula.

Así pues, un trombo es anormal y peor aún, cuando se desplaza por el torrente circulatorio es más peligroso y se le llama émbolo.

Diversas enfermedades provocan una mayor tendencia a la coagulación. El cáncer está asociado a este problema, lo mismo que el estado postoperatorio sobre todo de próstata y problemas articulares, por lo que es común aplicar un anticoagulante cuando operamos pacientes de cadera o rodilla, para evitarles una embolia mortal.

Sin embargo, es suficiente quedarse inmóvil por horas, para que se nos formen trombos en las piernas. Tal es el caso de la muerte súbita del turista, que ocurre por una embolia pulmonar masiva después de un viaje largo, por lo que las líneas de transporte aéreo y terrestre, ofrecen líquidos abundantes a sus pasajeros y los invitan a ejercitarse y caminar.

También hay personas sanas que permanecen acostadas por días por otras enfermedades y desarrollan trombos en las piernas, por eso ustedes, amables lectores, han observado que les colocamos vendas o medias elásticas a las personas que operamos o que por otras circunstancias se quedan encamadas varios días.

Desde mediados de los años setentas, se detectó que las mujeres que tomaban  anticonceptivos eran propensas a formar trombos y padecer embolia pulmonar, de hecho hubo muchas defunciones relacionadas con esta situación, antes de elegir mejor a las mujeres que podían recibir estos medicamentos sin el riesgo de una embolia.

Los enfermos de cardiopatía isquémica, la enfermedad que incluye a la angina de pecho y al infarto del miocardio, también tienen una gran tendencia a la hipercoagulabilidad. Por eso, estos pacientes siempre reciben ácido acetil salicílico y en ocasiones también anticoagulantes formales, sobre todo si su corazón está un poco dilatado o padecen de arritmias asociadas.

También les conviene saber que hay personas que nacen con tendencia a la hipercoagulabilidad, conocida también como trombofilia, que serían la contrapartida de los que padecen hemofilia, la famosa enfermedad de los reyes, conocida desde hace unos 200 años.

El defecto congénito más frecuente es una mutación genética que hace que el Factor V de la coagulación sea resistente a la proteína C normal de la sangre y se le conoce como Factor V de Leiden. Ojo que en este caso la proteína C se forma normalmente, pero no actúa.

Hay otros casos de hipercoagulabilidad congénita, que se debe a defectos genéticos que impiden la formación de diversas proteínas que permiten mantener líquida la sangre. Los principales defectos ya identificados son la incapacidad de formar la proteína C y la proteína S, situaciones que son medibles mediante estudios de laboratorio.

Estos defectos son recesivos, por lo que se requiere que una persona que lo tenga, pero que no se le manifiesta con trombos, se case con otra que también lo tiene y está aparentemente sana, para que el defecto se manifieste en alguno de sus hijos. He conocido varios casos, en los que jovencitos sanos en apariencia, súbitamente tienen una trombosis cerebral que les deja lesiones de por vida.

Un grupo considerable de mujeres tiene este problema, cuando han tenido más de dos abortos espontáneos. Se le conoce como Síndrome Antifosfolípidos y la frecuencia de esta enfermedad no está bien definida, pero sin duda hay muchas mujeres en México que la padecen.

En este problema también participa un defecto en el sistema que se encarga de disolver los trombos cuando se empiezan a formar en la sangre circulante. Se le conoce como Sistema Fibrinolítico, nombre que viene de lisis que se refiere a destruir algo, así que la palabra fibrinolisis quiere decir, destruir a la fibrina.

Por fortuna, los médicos tenemos un gran arsenal de pruebas para definir quienes padecen de hipercoagulabilidad. Si usted tiene parientes cercanos que han presentado embolias, es mujer y ha tenido ya dos abortos, o si ha tenido trombos en su sistema circulatorio, acuda con su médico de confianza para que lo estudie.

También por fortuna, tenemos un arsenal terapéutico muy variado de medicamentos que actúan como anticoagulantes. Será su médico personal, el que defina si deberá recibir estos medicamentos todo el tiempo o sólo en circunstancias especiales como el embarazo o un viaje prolongado. Se usan mediante inyecciones la heparina completa y las heparinas fraccionadas y se usan tomados la warfarina, la acenocumarina y los nuevos anticoagulantes, con nombres complejos y que ameritan otra columna para explicárselos: apixabán, dabigatrán y rivaroxabán.

No se preocupen por el trabalenguas, pues será su médico quien defina si es necesario que los usen.

Mail: ricardo.jauregui03@gmail.com

Hasta la próxima.

Share on Facebook2Tweet about this on Twitter3Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone
Comentarios
No hay comentarios en “Mi sangre coagula muy rápido”

El área de comentarios esta cerrada.