• El tiempo





  • » Fallar

    Esta nota fue creada el Viernes, 13 enero, 2017 a las 6:03 hrs

    Adrian Trejo

    Omar Fayad ganó la gubernatura de Hidalgo por goliza. Sus adversarios ni siquiera lo despeinaron.

    Hace unos cuantos meses, cuando tomó posesión del cargo, Fayad, que por cierto llegó tarde al evento, hizo la tradicional serie de promesas, improvisó, conectó con la gente y fue despedido con aplausos, el auditorio de pie.

    Justo entonces un político local sentado al lado de quien esto escribe, pronunció una frase casi profética: “Ojalá no tengamos que repetir la historia: buen candidato, pésimo gobernante”.

    Fayad, en los pocos meses que tiene en el gobierno, ha cometido una serie de errores que lo tienen ahora como uno de los personajes favoritos de memes.

    Su estreno fue aquella frase ya histórica en la que recomendaba a las mujeres indígenas “dormir vestidas para no tener tanto chamaco”; días después, “rifó”, literalmente, a su secretaria de Educación.

    El locuaz gobernador de Hidalgo no solo ha cometido errores de fondo sino también de forma.

    Recién se había sentado en la silla principal de Palacio de Gobierno, criticó a su antecesor José Francisco Olvera, por haber dejado una deuda de 13,000 millones de pesos.

    El detalle es que el porcentaje mayor de esa deuda no es obra de Olvera, sino de el hoy secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, quien endeudó al estado para ganar la sede de la nueva refinería promovida por Felipe Calderón.

    Al final, el proyecto se murió y el estado se quedó con una deuda a la espera de que el gobierno federal les reponga los recursos.

    Fayad tuvo que desdecirse cuando se dio cuenta de su gazapo; declaró que la deuda del estado “era manejable”.

    Igualmente, el gobernador hidalguense prometió desaparecer el “Tuzobus”, el principal proyecto de movilidad urbana de su antecesor, sin explicar las razones por las cuáles echaría a la basura millones de pesos en inversión.

    El Tuzobus sigue tan campante y no parece que en los próximos meses vaya a ser sustituido por otro sistema de transporte.

    Cierto es que son pocos meses para hacer un juicio de valor más completo de la actuación –nunca mejor utilizada la palabra-, de Fayad al frente del gobierno de Hidalgo.

    Pero si éste fue el comienzo, ¿qué pueden esperar los hidalguenses en el futuro próximo, cuando les urge un líder político que les permita sortear la crisis?

    ¿Podrá?¿Querrá?

    *

    El por qué de la renuncia de Agustín Carstens al Banco de México cada día son más evidentes.

    La fractura que existe entre Carstens y la Secretaría de Hacienda no solo tiene que ver con las diferentes visiones sobre las metas de crecimiento económico sino con las causas de la crisis que padecemos.

    Mientras el presidente Enrique Peña Nieto y el secretario de Hacienda José Antonio Meade, han sostenido en todos los foros que la crisis económica derivada del alza de los precios de los combustibles “es por causa de la reforma energética”, el aún gobernador del Banco de México sostuvo ayer todo lo contrario.

    Y lo malo para el gobierno federal es que la credibilidad de Carstens es por mucho, mucho, más alta entre la población y los especialistas que la de cualquiera de los funcionarios federales.

    Carstens dijo que se iba a mediados de este convulso 2017; nada garantiza que no sea antes.

    *

    Bien hacen todos los funcionarios de alto nivel tanto del gobierno federal como de organismos públicos descentralizados al tratar de solidarizarse con la población reduciendo su sueldo en porcentajes que van del 10 al 20 por ciento.

    Nomás que hay que estar atentos para que no sea un truco.

    Porque todos los empleados federales dividen sus percepciones en dos partes: su sueldo y su “bonificación mensual garantizada”.

    Un funcionario del INE, por ejemplo, tiene un sueldo de 38,000 pesos mensuales pero una bonificación garantizada de 190,000 pesos mensuales.

    ¿En dónde se aplicará el recorte del 20%? ¿En la suma de las percepciones, en el salario o en el bono?

    ¿Ustedes qué harían?





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “Fallar”

    El área de comentarios esta cerrada.