• El tiempo





  • » Nombres de huracanes facilitan la difusión de alertas y medidas de prevención

    Esta nota fue creada el Martes, 16 Mayo, 2017 a las 19:50 hrs
    Sección: El clima

    Elaborados cada seis años por los comités de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los nombres de los huracanes y tifones se utilizan para facilitar la difusión de advertencias, medidas de prevención y peligros para la población.

    De origen maya, la palabra huracán se define como un ciclón tropical cuando se forma en el Atlántico Norte, Mar Caribe, Golfo de México, Pacífico Sur y Océano Indico.

    De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) este fenómeno climático presenta vientos máximos sostenidos que superan los 116 kilómetros por hora, cubren una extensión aproximada entre 500 y 900 kilómetros de diámetro y su ojo alcanza entre 24 a 40 kilómetros de diámetro.

    Tifón se le nombra a aquellos que se forman en la zona de Japón y China; en Australia se le conoce como Willy-Willy, en América como huracanes, en algunas partes del Atlántico como ciclón al igual que en el este de África y Vaguios en Filipinas.

    Dado que este tipo de tempestades pueden durar una semana o más, se clasifican de acuerdo con su velocidad del viento sostenido y la escala de intensidad depende de su ubicación.

    Los meteorólogos la OMM atribuyen un nombre a cada fenómeno climático de este tipo para evitar confusiones y de acuerdo con la región afectada proponen una lista que incluye de los géneros femenino y masculino alternados, aunque también pueden ser de animales o flores, dependiendo de la región del mundo donde ocurran.

    Cuando un huracán causó daños materiales de consideración y víctimas mortales, son retirados de las listas y sustituidos por otros con alguno que comience con la misma letra.

    Cada año se dan a conocer los nombres que recibirán los huracanes durante la temporada; la relación se repite cada seis años, en el caso de la región del Pacífico y el Atlántico, e incluyen uno por cada letra del alfabeto y suelen alternarse entre masculino y femenino.

    La práctica de nombrar a estos fenómenos climáticos comenzó hace varios siglos atrás y eran seleccionados de forma arbitraria, por ejemplo, la tormenta Antje fue nombrada de esa manera porque arrancó el mástil de una embarcación con ese mote.

    Asimismo eran designados de acuerdo con el santoral del día en que manifestaban su poder de destrucción en una zona específica, como el huracán Santa Ana, que causó serios daños en Puerto Rico el 26 de junio de 1825.

    De acuerdo con la OMM, a mediados de 1900 el meteorólogo australiano Clement L. Wragge fue el primero en utilizar nombres propios bíblicos de mujeres para referirse a los huracanes.

    En la búsqueda de un sistema más organizado y eficiente, los estudiosos de estos fenómenos naturales decidieron identificar las tormentas con una lista ordenada alfabéticamente, en la que también comenzaron a utilizar nombres masculinos para aquellos que se formaban en el hemisferio sur.

    Desde 1953, las tormentas tropicales atlánticas fueron nombradas a partir de listas originadas por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos y ahora son mantenidos y actualizados por un Comité Internacional de la Organización Meteorológica Mundial.

    A partir de 1979, los nombres masculinos se introdujeron y se alternan con los de las mujeres; las seis listas se utilizan en rotación, es decir, el listado elaborado en 2015 se utilizará nuevamente en el año 2021.

    Los nombres de los ciclones tropicales o huracanes no se eligen por una persona en particular o con alguna preferencia de orden alfabético, sino que son seleccionados aquellos que son familiares a las personas en cada región.

    El propósito principal es para que la población los recuerde y facilitar la concientización, preparación, manejo y reducción del riesgo de desastres.

    Existen diferentes listas para nombrar a los huracanes de acuerdo con la región en la que se forman: el Atlántico Norte, en el Pacífico Nororiental, Pacífico Central, Pacífico Occidental, en el Océano Índico Norte, en la Región de Australia, que comprende Indonesia, Australia y Papua Nueva Guinea, así como en el Suroeste del Océano Índico y el Pacífico Sur.

    Para este 2017, la temporada de huracanes comienzo oficialmente el 15 de mayo y concluirá el 30 de noviembre para el Océano Pacífico, mientras que en Atlántico inicia el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre.

    De acuerdo con las predicciones, se esperan un total de 17 fenómenos tropicales durante este año en el Pacífico y 12 sistemas meteorológicos para el Atlántico.

    De esos 17 ciclones tropicales pronosticados para este año en el Océano Pacífico, ocho serían tormentas tropicales, así como nueve huracanes, de los cuales cinco podrían ser categorías 1 y 2 más cuatro huracanes intensos con categorías 3, 4 y 5.

    El registro conformado por 21nombres para el Atlántico, Golfo de México y Mar Caribe previsto para este 2017 se estrenó con la tormenta tropical Arlene, la cual se formó 40 días antes del inicio oficial de la temporada.

    En caso de que una temporada registrara un número superior a 21 ciclones, se utilizarían las letras del alfabeto griego como Alfa, Beta, para designar el resto de los sistemas meteorológicos.

    En el Pacífico Nororiental, la lista contiene 24 nombres, los que inician con las letras “x”, “y” y “z” que fueron añadidos en 1985 y si sobrepasan la cantidad de nombres previstos se utilizaría el alfabeto griego.

    El comité para la región del Pacífico Central mantiene cuatro listas de nombres hawaianos que se utilizan sin tener en cuenta el año.

    De acuerdo con información del Centro Nacional de Huracanes, desde aproximadamente 1945, los meteorólogos del ejército militar, inicialmente los miembros de la Armada y más tarde la Fuerza Aérea de Estados Unidos nombraron los ciclones tropicales en la cuenca del Pacífico noroccidental.

    Hasta 1978, las denominaciones utilizadas fueron casi exclusivamente nombres femeninos en inglés, pero a partir de 1979 comenzaron a utilizarse de forma alterna.

    A partir de 1963, el Servicio Meteorológico de las Filipinas (ahora conocido como PAGASA) comenzó a asignar nombres de la mujer filipina que terminan en “ng” a las depresiones tropicales y ciclones en o pasando por la zona de PAGASA de responsabilidad de advertencia; pero desde 2002 nombra a los sistemas climáticos con sus propios nombres para uso local y facilitar la difusión de las alertas dentro de las zonas rurales de Filipinas.

    Desde el 1 de enero del 2000, los países de la cuenca del Pacífico noroccidental empezaron a utilizar un nuevo sistema para dar nombres a los ciclones tropicales de esa área.

    Son de origen asiático por todas las naciones y territorios miembros del Comité de tifones de la OMM; éstos serán asignados a las tormentas tropicales en desarrollo por el centro de tifones de Tokio de la Agencia Meteorológica de Japón, que es el Centro Regional Especializado de la cuenca (RSMC por sus siglas en inglés).

    Esos nombres recién seleccionados tienen dos grandes diferencias del resto de las listas de nombres de ciclones tropicales del mundo: no son personales, aunque hay masculinos y femeninos, la mayoría son de flores, animales, aves, árboles e incluso alimentos, etc., mientras que algunos son adjetivos descriptivos.

    Además, no se asignan por orden alfabético, se organizan por la nación aportadora con los países previamente alfabetizados; 14 naciones y territorios contribuyeron con 10 nombres para un total de 140.

    Dentro de la zona del Océano Índico, a un ciclón tropical se le asigna un nombre cuando la velocidad de sus vientos alcanzaron los 65 kilómetros por hora.

    Previamente fueron seleccionados por miembros del grupo de meteorólogos de la OMM de esa región entre 2000 y mayo de 2004, antes de que el Centro Meteorológico Regional Especializado en Nueva Delhi comenzara a asignar nombres en septiembre de 2004.

    Este listado sólo está previsto para utilizarse una vez y si un ciclón tropical designado se traslada a la cuenca desde el Pacífico occidental, entonces conservará su nombre original.

    En el Pacífico sur, al comenzar la temporada 2008-2009, el centro de advertencias de ciclones tropicales de la oficina australiana de meteorología elaboró una lista de nombres asignados de la “A” a la “Zed”, cuando se agote la siguiente será usada dependiendo del año.

    Si un ciclón previamente nombrado se mueve hacia las regiones australianas desde un área de advertencia de otro centro de responsabilidad, el nombre previamente asignado se utilizará en lugar de uno seleccionado de la lista.





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “Nombres de huracanes facilitan la difusión de alertas y medidas de prevención”