• El tiempo





  • » Mujeres cadetes vencen miedos durante travesía en el Buque Cuauhtémoc

    Esta nota fue creada el Martes, 21 Noviembre, 2017 a las 19:12 hrs
    Sección: La Provincia

    Acapulco. – Luego de 289 días de viaje por 15 puertos y 12 países de Europa, Asia y Latinoamérica, llegaron a bordo del Buque Escuela Cuauhtémoc las primeras 14 mujeres cadetes que realizaron un viaje de circunnavegación, quienes vencieron miedos y cumplieron sus sueños al abordar “El Caballero de los Mares”.

    El Buque arribó al puerto de Acapulco con 233 elementos navales, divididos en ocho capitanes; 42 cadetes, entre ellos 14 mujeres; 129 de clase, 43 oficiales, siete oficiales de países hermanos de diversas instituciones provenientes de Brasil, Argentina, Estados Unidos, Guatemala, Ecuador, Italia y Perú, así como cuatro oficiales de la Sedena y Marina Mercante.

    Durante este viaje, el cuarto de circunnavegación, al mando del comandante Rafael Antonio Arteaga, la embarcación recorrió países europeos, asiáticos y de Latinoamérica y sumó 30 mil 480 millas náuticas en 289 días.

    Las mujeres cadetes realizaron un intenso programa académico y de prácticas. y la primera generación de ellas realizaron las mismas maniobras que los hombres.

    La aspirante de segunda del quinto año del cuerpo general, Sandra Hernández Arellano, originaria de la Ciudad de México, dijo que a bordo de “El Caballero de los Mares” hizo su sueño realidad y vivió una experiencia inolvidable al poner en práctica los conocimientos que adquirió durante cuatro años en la Escuela Naval Militar.

    Durante la travesía que realizó por todo el mundo, conoció las diferentes culturas, costumbres y tradiciones, así como llevar a cabo la navegación con seguridad como futuros oficiales navales.

    Sandra mencionó que a bordo del Buque Escuela Cuauhtémoc venció sus miedos, como son las alturas, ya que tuvo que realizar las mismas maniobras que un hombre como subir por alto para izar y cargar velas.

    “Como mujer estar arriba del Buque Escuela Cuauhtémoc al principio fue un tanto difícil, debido a que en lo personal subir a lo alto me daba miedo, pero después como es rutina de diario a lo largo de los meses se me quitó y a mediados del viaje ya éramos iguales y realizábamos las mismas maniobras que los hombres y todo era igual”, precisó la cadete.

    Sandra regresará seis meses más a la Escuela Naval Militar para terminar su estancia como cadetes y egresar como guardia marina.

    En lo profesional, dijo la cadete que el Buque Escuela Cuauhtémoc le dejó demasiados valores pues aprendieron historia y cultura, y aseguró que tienen un acervo cultural demasiado extenso, “aprendí como llevar a cabo el liderazgo”.

    Asimismo, aseguró que aprendió el compañerismo, el respeto y la disciplina que se debe de tener a bordo, además de la tolerancia porque estar varios meses en poco espacio, “se necesita de tolerancia y respeto”.

    Para Sandra, las mujeres han influido en la Secretaría de Marina y a bordo del Buque Escuela Cuauhtémoc, ella forma parte de la primera tripulación de cadetes que realiza un viaje de circunnavegación.

    Dijo que, durante su travesía por el mundo, fue muy bonito representar a la mujer y realizar maniobras que también hacen los hombres a bordo del buque, pues les expresaron sentirse orgullosas de ellas.

    Viajar más de nueve meses también, sostuvo, conlleva extrañar a la familia, por lo que Sandra está ansiosa de abrazar a sus padres y comer sus platillos favoritos como los tacos.

    Dice que a pesar de que a bordo del buque se les da comida mexicana, no es lo mismo que lo que preparan en su casa.

    A su vez, la aspirante de primera quinto año de cuerpo general, Paulina Gutiérrez Arreguin, de 22 años de edad y originaria de Acámbaro, Guanajuato, dijo que después de nueve meses y medio vivió una experiencia muy bonita a bordo de “El Caballero de los Mares”, donde puso en práctica todo lo adquirido en la Escuela Naval y los conocimientos en las artes marineras y en la navegación.

    Durante su viaje por 15 puertos y 12 países, llevaron mensaje de paz y de buena voluntad del pueblo de México a las diferentes naciones.

    Relató que aprendió tradiciones, culturas, limpieza y amabilidad de las diferentes naciones.

    Paulina señaló que no se arrepiente y tomó una muy buena decisión de estudiar la Heroica Escuela Naval, donde además está orgullosa de representar al sector femenino y enfatizó que no ha recibido discriminación por parte de sus compañeros.

    Ansiosa por viajar a su estado para abrazar a su familia, ya que no pudo venir por tener otros compromisos familiares, dijo que extraña su comida favorita que es la tinga de pollo.

    Para que los 233 elementos navales que viajaron a bordo del Buque Escuela Cuauhtémoc no extrañen la comida mexicana, el segundo maestre cocinero e ingeniero en industrias alimentarias, Luis Antonio Romero Ortega, se encargó de preparar más de 90 mil raciones de alimentos durante todo el crucero de instrucción.

    Originario de Tierra Blanca, Veracruz, Luis preparó el desayuno, comida y cena junto con sus otros compañeros durante 289 días.

    Cochinita pibil, mole, tamales, chicharron, puntas de bistec a la mexicana, empanadas de huitlacoche, flor de calabaza y otros ingredientes se llevaron a bordo del buque escuela Cuauhtémoc y se ofrecieron a los tripulantes en los 12 países que visitaron durante la instrucción.

    A pesar de que no es el mismo sazón de su mamá y su esposa, Luis extraña sus empanadas veracruzanas, el cual será el platillo que disfrutará una vez que pise su hogar.

     





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “Mujeres cadetes vencen miedos durante travesía en el Buque Cuauhtémoc”

    El área de comentarios esta cerrada.