• El tiempo





  • » Actualización sobre la hipertensión arterial sistémica

    Esta nota fue creada el lunes, 14 diciembre, 2015 a las 6:45 hrs
    Sección: La corazonada

    Múltiples aspectos de la hipertensión arterial requieren una actualización, pues los pacientes con esta enfermedad son cada vez más jóvenes, con mayor número de complicaciones y cada día crece su número. La hipertensión es la enfermedad crónica más común en todo el mundo. De hecho en nuestro país se estima que por cada adulto conocido como hipertenso, hay otro paciente que desconoce que ya padece la enfermedad. La estimación es que en México, la mitad de los adultos son hipertensos, un enorme reto para el futuro.

    El objetivo de esta Corazonada, es darles una amplia información actualizada a los pacientes que ya la padecen y a las demás personas para que retarden el desarrollo del padecimiento. No menciono la posibilidad de evitar la enfermedad, pues tal cosa no es posible, ya que heredamos de nuestros padres y abuelos la información genética que nos hace susceptibles de padecerla.

    Les conviene saber que aunque la hipertensión está genéticamente determinada, podemos retardar su inicio con una serie de maniobras que en conjunto analicé en una columna previa, conocidas como cambio del estilo de vida. Este cambio incluye cuatro maniobras básicas: dieta, ejercicio, abandono de toxicomanías y cuidado del peso corporal. Llevadas de modo correcto, iniciadas desde la juventud y sin abandonarlas, pueden retrasar la enfermedad por más de 25 años.

    Hablar de la dieta puede ser muy difícil para los jóvenes pues se creen indestructibles y quieren comer de todo. Lo primero que deben saber es que sí pueden hacer tal cosa, pero en las cantidades correctas para no ganar peso. La mayor recomendación en relación a la dieta es que eviten el uso de salero y no coman alimentos muy salados. Es sencillo, pues no tener un salero en la mesa es muy simple y no comer productos chatarra logra cumplir el objetivo planteado. Apegarse a la dieta mediterránea es una solución muy simple y que se logra con gran facilidad, como les expliqué en una entrega previa de esta columna. Está basada en un alto consumo de ensaladas, verduras, semillas oleaginosas, fruta tanto fresca como seca, cereales y productos del mar.

    En relación al ejercicio, debería ser algo natural en todas las personas, pues no se requiere una actividad muy especial para lograr que el sistema cardiovascular. En general, bastan 30 minutos de caminata a paso normal, en lo plano, un mínimo de cuatro ocasiones a la semana, para prevenir las enfermedades cardiovasculares más comunes: la angina de pecho y la hipertensión. Estos cambios del estilo de vida permiten cumplir con el cuarto postulado, la conservación de un peso corporal correcto. Hay tablas disponibles en medios electrónicos para que las personas verifiquen su peso corporal ideal, adaptado a su edad, género y estatura por lo que ya no insistiré en ello en la columna de hoy. Pero no puedo dejar de insistirles en la importancia de conservar un adecuado peso corporal, pues la obesidad es un grave problema de salud pública, asociado a una docena de enfermedades que van del ronquido y las arritmias, pasando por el Síndrome Metabólico, hasta el cáncer.

    Otro aspecto útil en esta actualización, se refiere a las cifras de tensión arterial que se consideran como normales. En la actualidad, la Organización Mundial de la Salud, considera como cifras normales, las mismas que las diversas sociedades mundiales habían considerado desde 20 años atrás: 130/80 mmHg (milímetros de Mercurio) es la cifra máxima que puede considerarse como normal en todos los adultos. No importa ya la edad de la persona, la cifra es la misma. Esto obedece a los resultados de infinidad de estudios clínicos que se han publicado en todo el mundo, que permiten concluir que esa es la cifra tope para lograr una mejoría en el perfil epidemiológico. Ya es muy conocido que las enfermedades cardiovasculares ocupan tres de los cinco primeros lugares del listado de mortalidad en todo el mundo y a esto obedece el cambio en las cifras de tensión arterial normal. Se requieren varios lustros para que podamos observar los resultados, pero no tengo duda de que serán positivos.

    El último comentario de la columna de hoy, está en relación a un aspecto crucial para que los pacientes tengan un buen pronóstico: la disciplina en el manejo del problema. Esto no depende de los médicos, es responsabilidad exclusiva de los pacientes y los puede llevar a buen término, por lo que no puedo dejar de insistir en la necesidad de que los pacientes se hagan responsables de su propio manejo.

    Confío en que los conceptos de esta actualización les resulten útiles.

    ricardo.jauregui03@gmail.com

    Hasta la próxima.





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “Actualización sobre la hipertensión arterial sistémica”

    El área de comentarios esta cerrada.