• El tiempo





  • » El dolor, ese perro guardián de la salud

    Esta nota fue creada el lunes, 16 noviembre, 2015 a las 6:45 hrs
    Sección: La corazonada

    Revisemos hoy un tema que nos acompaña a todos en la vida, pues todos hemos sentido algún tipo de dolor. El título obedece a un proverbio en Medicina que asevera que “el dolor es el perro guardián de la salud” pues el hecho de que tengas dolor, te obliga a buscar ayuda. El origen del término es latino, del verbo dolere que significa sufrir y también es muy utilizado en Medicina el término algia cuyo origen es griego y significa “cualidad de tristeza”. Los médicos usamos más “algia” para hablar entre nosotros y uno de los objetivos de la columna de hoy es permitirles entender los términos médicos como mastalgia que es dolor de los pechos, odontalgia que sería un terrible dolor de muelas o precordialgia, que se refiere a un dolor en el centro del tórax, típico de la angina de pecho y del infarto miocárdico.

    En la esfera cardiovascular hay varias enfermedades que tienen al dolor como un pilar para el diagnóstico, pero lo más conocido es el dolor característico del infarto, que comúnmente es de tipo opresivo, como una plancha pesada en el pecho o un cinturón que aprieta de manera terrible. El dolor de un aneurisma disecante de la aorta es muy parecido pero nunca es opresivo, sino lacerante, como una terrible puñalada en pecho y espalda. En ambos problemas hay síntomas acompañantes que revelan la gravedad del problema, pues se presenta sudor frío, palidez extrema, náusea o vómito y deseo de defecar.

    Es justamente en este punto donde quiero cumplir con un objetivo fundamental de La Corazonada: dar a ustedes, amables lectores, alguna información que tenga utilidad práctica.

    En este caso, es el conocimiento de que si usted o un familiar presenta un dolor intenso que se acompaña de uno de estos síntomas, llamados neurovegetativos, como la sudoración fría, el deseo de defecar, la nausea o vómito o si tienen asfixia severa, están desarrollando un padecimiento grave, de los que ponen en peligro la vida y deben acudir a un servicio de urgencias lo más rápido posible. He vivido múltiples casos graves que han sido minimizados por los médicos, por no apreciar los síntomas acompañantes, como los que les acabo de mencionar y el resultado es una mala atención en el mejor de los casos, pues en otras ocasiones el paciente fallece por no prestarle los cuidados indispensables.

    Por años, les dije a mis alumnos que si un paciente manifiesta dolor precordial y tiene uno de estos síntomas, se encuentran ante un paciente grave que debe ser estudiado a la brevedad y de preferencia en forma hospitalaria con el paciente internado en cuanto sea posible. Si el paciente tiene este conocimiento podrá defenderse mucho mejor de un mal diagnóstico o uno hecho con retraso.

    Con la cefalea, en los pacientes que ignoran que padecen hipertensión arterial, ocurre una situación parecida, pues el alto consumo de analgésicos es muy frecuente y al paciente no se le ocurre solicitar consulta ni tomarse la tensión arterial, por lo menos. Ignoran los avisos de su perro guardián de la salud.

    El alto consumo de analgésicos y el dolor prolongado en el infarto, son síntomas que indican que el paciente muy probablemente está desarrollando una complicación mortal, conocida como ruptura de la pared ventricular, una condición poco frecuente pues sólo ocurre en uno de cada cien pacientes con infarto, pero catastrófica pues la ruptura cardíaca es mortal y no da tiempo de proporcionarle ayuda al paciente.

    Otro dolor del tórax que es muy grave, es el que se presenta en un costado y que ocasiona dificultad respiratoria y tos con expectoración con sangre. Son síntomas que se presentan en la tromboembolia pulmonar, una condición que se presenta después de algunas cirugías como la de próstata o de tipo ortopédico, pero que simplemente se puede presentar después de un viaje prolongado. Se debe a la formación de un trombo (un coágulo) principalmente en las piernas y su posterior desplazamiento hasta la circulación pulmonar, donde provoca los síntomas descritos. Si usted, tiene esto, acuda de inmediato a Urgencias.

    Un dolor del pecho que tiene un significado menos grave que el infarto del miocardio pero también puede llegar a ser mortal, es el propio de la pericarditis aguda. Se trata de una inflamación de la bolsa que cubre al corazón y en forma característica se presenta en el mismo sitio que la angina de pecho, pero la diferencia principal es que en la inflamación, el dolor aumenta al respirar profundo y aumenta en ciertas posiciones como al acostarse sobre el lado izquierdo y disminuye al agacharse hacia adelante, en posición de oración musulmana.

    Espero que esta información les sea de utilidad y me pongo a sus órdenes para aclarar sus dudas.

    ricardo.jauregui03@gmail.com

    Hasta la próxima.





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “El dolor, ese perro guardián de la salud”

    El área de comentarios esta cerrada.