• El tiempo





  • » Los riesgos de usar medicamentos para tener una erección

    Esta nota fue creada el lunes, 3 marzo, 2014 a las 5:00 hrs
    Sección: La corazonada

    El control de la venta y empleo de los medicamentos en México no es adecuado, aunque se han desarrollado algunas medidas para hacerlo más eficiente.

    Así, en agosto del año 2012 se prohibió la venta de antibióticos sin receta médica, pero la venta de los medicamentos para mejorar la erección no tiene verdadero control. Aunque se requiere receta médica, su venta en muchas ciudades de nuestro país es completamente libre en tianguis y otros sitios.

    Esto es muy peligroso porque este tipo de fármacos es muy seguro, pero no está libre de problemas.

    El empleo de estos medicamentos es muy alto, puesto que después de los 40 años de edad, la mitad de los varones mexicanos tiene problemas para conseguir o mantener una erección y busca comprarlos.

    Antes se consideraba que el problema de la falta de erección era puramente psicológico, pero en los últimos diez años, los conceptos cambiaron radicalmente y sin que podamos enterrar a la ansiedad y otras situaciones mentales como parte del problema, la causa más importante en la pérdida de erección es el conjunto de lo que llamamos factores de riesgo cardiovascular.

    Entre estos factores, está la diabetes mellitus, el síndrome metabólico, la hipertensión arterial, la dislipidemia y el tabaquismo. Esto es fundamental, porque el 40% de las personas que consultan por pérdida de erección tienen electrocardiogramas en reposo o en esfuerzo, completamente anormales, aunque no tengan ningún síntoma de enfermedad cardiovascular.

    El 80% de quienes tienen angina de pecho o han sufrido un infarto, tienen problemas con la erección. La mitad de los pacientes con presión arterial anormal o con colesterol alto en la sangre, tienen dificultades con la erección, a pesar de estar completamente asintomáticos en cuanto a su corazón.

    Por esto, en general se recomienda que todo paciente con disfunción eréctil sea evaluado por su médico de cabecera para clasificarlo como de riesgo bajo, moderado o alto y que los pacientes con este nivel de riesgo, sean evaluados por el cardiólogo antes de tomar este tipo de medicamentos.

    Vale la pena destacar que su empleo es seguro en pacientes hipertensos, pero si usted toma más de cuatro medicamentos anti hipertensivos, debe ser evaluado por un especialista en Cardiología.

    El primero de estos medicamentos, sildenafil (Viagra) salió al comercio en 1998, los otros productos con la misma acción, el tadalafil (Cialis como marca comercial) y vardenafil (Levitra) aparecieron en el año 2003.

    El desarrollo de estos medicamentos tiene una historia muy interesante, pues es un ejemplo de cómo al buscar una cosa nos encontramos con otra. En la investigación científica esto se conoce como Serendipia.

    En Medicina hay muchos ejemplos y éste es uno de ellos, pues en Gran Bretaña, los médicos que estaban investigando la fórmula del sildenafil, originalmente la sintetizaron para tratar la angina de pecho y la hipertensión arterial.  Igual pasó con otros fármacos como la amiodarona, que se usa ahora como antiarrítmico y originalmente también se sintetizó para la angina de pecho.

    Con el primero, el sildenafil, se empezó a observar que como efecto secundario los pacientes tenían fáciles erecciones, por lo que el laboratorio que lo investigó derivó su empleo hacia la disfunción eréctil.  Serendipia pura.

    Esto se debió a que este tipo de medicamentos son bloqueadores de una enzima llamada fosfodiesterasa que está en todos los vasos sanguíneos que es de 12 tipos diferentes y dado que hay una relación directa entre disfunción endotelial y disfunción eréctil, su empleo fue muy afortunado.

    Su empleo es tan útil, que unos 10 millones de personas por año en Europa, toman un medicamento para la disfunción eréctil. No hay cifras para México, pero seguramente se venden muchos miles de estas pastillas.

    De ninguna manera se deben obviar los efectos indeseables ocasionados por su empleo, pues los efectos menores son muy comunes pero no graves.

    Entre estos problemas están el vértigo, pérdida temporal de la audición, pérdida de la visión temporal y a veces definitiva, así como dificultades para distinguir entre el color azul y el verde.

    Un efecto muy frecuente es la congestión nasal por el tejido eréctil en cornetes, en la parte interna de la nariz, pues este tejido es similar al del pene.

    Sin embargo, se han identificado unos 1400 muertos en los primeros trece años de uso de estos fármacos, pero en relación al número de personas que lo usan, la posibilidad de muerte es menor a 0.0001, es decir una persona fallecida por cada 100 000 pacientes que los emplean.

    Una llamada de atención pues el 20% de los consumidores de estos productos son jóvenes menores a 25 años lo que implica un riesgo potencial.

    Se recomienda que nunca se consuman junto a nitratos, pues provocan una caída muy severa de la presión arterial y se han reportado  casos aislados de infarto del miocardio.

    Ésta es una de las interacciones farmacológicas más conocida y difundida por lo que se incluye una hoja de alerta en el envase de los medicamentos, pero además los pacientes con problemas hepáticos o renales, tampoco deben tomar estos medicamentos y lo mismo pasa con los que consumen anticoagulantes, cuyo efecto puede ser alterado profundamente con el uso concomitante con estos inhibidores de fosfodiesterasa 5.

    Por ello si usted tiene más de 65 años, si padece diabetes o le han diagnosticado mala circulación en el corazón, lo que se conoce como isquemia miocárdica debido a lesiones obstructivas de las coronarias, usted requiere una evaluación muy precisa por su cardiólogo de confianza, antes de emplearlos.

    Considerando que uno de cada dos personas de más de 60 años son hipertensos en México, es  notable que en estos pacientes la seguridad de estos medicamentos es muy alta.

    El tiempo de duración de los medicamentos va de 4 a 6 horas para sildenafil y vardenafil, así como hasta 36 horas con tadalafil, lo que su médico debe tener en cuenta para aconsejarlo sobre el uso de estos fármacos.

    No olvide algo muy importante, que el efecto depende siempre de lo más importante: una mujer amada.

    Mail: ricardo.jauregui03@gmail.com

    Hasta la próxima.





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “Los riesgos de usar medicamentos para tener una erección”

    El área de comentarios esta cerrada.