• El tiempo





  • » Los síntomas pueden ayudarte a evitar la muerte súbita por infarto

    Esta nota fue creada el lunes, 18 enero, 2016 a las 6:45 hrs
    Sección: La corazonada

    De los 18 millones de personas fallecidas en todo el mundo por enfermedades cardiovasculares, el 70% aproximadamente corresponde a pacientes que mueren por infarto y angina de pecho. Esto se repite en nuestro país, donde las lesiones cardiovasculares son la primera causa de muerte, con el infarto del miocardio al frente, pues cada año se presentan unos 220 000 muertos por esta causa y conviene destacar que la muerte súbita es la principal forma de presentación del infarto.

    Consideramos a la muerte súbita como la pérdida de la vida de una persona, de manera inesperada, pues en las 24 horas previas al deceso, se encontraba estable. El 95% de estos fallecimientos ocurren por infarto del miocardio y los cardiólogos siempre hemos considerado que los pacientes habían recibido avisos de esta posibilidad, pero hasta hace menos de un mes, esto recibió confirmación, pues fue publicado un estudio científico en Oregon, en los EE UU, el cual reunió a 839 pacientes que fueron rescatados de un evento de paro cardíaco inducido por infarto del miocardio.

    Me explico: la muerte súbita es principalmente eléctrica, pues el corazón funciona con electricidad y cuando sobreviene la interrupción del flujo sanguíneo que finalmente provoca el infarto cardíaco (la muerte de las células), la primera situación que se presenta es una arritmia llamada fibrilación ventricular. Esto produce la caída de la persona, pues en ese momento se está produciendo un paro cardíaco, pero tenemos unos 3 a 4 minutos para rescatar al paciente, mediante un choque eléctrico en el pecho, un procedimiento médico llamado desfibrilación, en el cual aplicamos unos 350 watts/segundo al corazón, con lo que se restablece el ritmo normal. En ese momento, el paciente es llevado a terapia intensiva y a sala de cateterismo con la finalidad de limitar el tamaño del infarto y evitar que el paro cardíaco vuelva a presentarse. Deseo aclarar en este punto, que cuando un paciente es recuperado de un paro cardíaco de este tipo, inesperado, asociado a infarto del miocardio, en el lenguaje médico habitualmente se le llama “muerte súbita abortada”, por lo que en el texto me refiero de modo indistinto a este problema, como muerte súbita o como paro cardíaco.

    Por años, muchos cardiólogos habíamos considerado que este tipo de pacientes realmente habían recibido avisos de la posibilidad de presentar un infarto, pero no estaban bien identificados estos avisos, El estudio publicado en Diciembre próximo en Oregon, tiene la enorme virtud de que es un análisis de pacientes que sobrevivieron al paro cardíaco por infarto. Estos 839 pacientes, son un grupo considerable, que permite sacar conclusiones. Más de la mitad de ellos sintieron dolor en el pecho, similar al del infarto, pero de menor duración, al que llamamos comúnmente angina de pecho, que literalmente significa “sentir algo estrecho en el pecho”. Un aspecto muy interesante de este síntoma, es que al menos la mitad de ellos lo presentaron hasta cuatro semanas antes del evento de muerte súbita, mientras que el 27% presentaron falta de aire y el 8% sufrieron un síncope (desmayo) con o sin palpitaciones. Los propios autores del trabajo científico al que me estoy refiriendo, expresaron en el análisis que hacen del mismo, que estos resultados fueron una verdadera sorpresa, puesto que ninguno de los 839 pacientes buscaron ayuda médica formal antes del paro cardíaco y el tres por ciento había llamado al teléfono nacional de emergencias, pero sólo recibieron la orientación para acudir al hospital y no lo hicieron.

    Confío en que la conclusión de los autores y la mía propia, les parezca de la mayor obviedad: las personas deben buscar ayuda cuando tienen uno de estos tres síntomas, pues son un aviso de la posibilidad de sufrir un paro cardíaco. Primero, el dolor en el pecho, sobre todo cuando se corre al cuello o mandíbula y se acompaña de sudoración fría y náuseas. Segundo, la falta de aire, a lo que los médicos llamamos disnea, sobre todo cuando se presenta sin esfuerzo alguno y en particular llamo su atención a que cuando el evento de disnea se presenta por la noche y despierta al paciente, es un claro síntoma que amenaza la vida. En tercer lugar, el síncope será siempre un síntoma grave y nadie debería dejar de acudir en busca de ayuda médica si ha sufrido un desmayo, pues arriesga su vida.

    Espero haberlos sensibilizado para que acudan con su médico de cabecera ante alguno de estos síntomas, pues su propia vida podría estar amenazada.

    ricardo.jauregui03@gmail.com

    Hasta la próxima.





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “Los síntomas pueden ayudarte a evitar la muerte súbita por infarto”

    El área de comentarios esta cerrada.