• El tiempo





  • » El Bronco: gobernar por celular

    Esta nota fue creada el viernes, 12 febrero, 2016 a las 6:03 hrs

    No solo es el motín registrado ayer en el penal de Topo Chico y que costó la vida a 49 internos.

    No.

    La estrepitosa caída de la popularidad Jaime Rodríguez, “El Bronco”, gobernador de Nuevo León, presuntamente independiente, comenzó el mismo día que rindió protesta.

    Echado para adelante por haber derrotado al PRI y al PAN, Rodríguez prometió encarcelar al ex gobernador Rodrigo Medina y varios de sus secretarios por desvió de recursos, enriquecimiento ilícito y todos los delitos del código penal del estado.

    Prometió cancelar la obra emblemática de Medina, el acueducto Monterrey VI con el que se pretende llevar agua de Veracruz a la capital del estado y no solo no lo ha hecho sino que declaró que si recibe apoyo de la Federación el proyecto se concluirá.

    Igualmente prometió eliminar la tenencia pero reculó cuando se dio cuenta que el gravamen estaba comprometido y que sería necesario para solventar la deuda heredada de Medina.

    Curiosamente, una de sus promesas de campaña fue “tomar el control de los penales del estado” y separar a los presos del fuero federal de los del fuero común; no lo hizo hasta ayer y ahí están los resultados.

    Es frecuente encontrarse con el gobernador de Nuevo León en casi todos los informes de gobierno de sus colegas, del partido que sean.

    Frecuentemente se le ve en el lobby de un conocido hotel de Polanco, aquí en la Cuidad de México, asesorando lo mismo a precandidatos del PAN o del PRD.

    El Bronco es sin duda un personaje que ha rebasado al funcionario, al político supuestamente electo por el hartazgo de los ciudadanos de Nuevo León con los “políticos de siempre”.

    Hay, a punto de cumplir sus primeros seis meses al frente de la gubernatura un desencanto generalizado.

    Alguien le susurró al oído que el fenómeno de Nuevo León lo podría replicar a nivel nacional y el Bronco se lo creyó.

    Tan es así que buena parte de esos cinco meses y días que lleva al frente del gobierno del estado se ha ocupado de tender puentes con grupos de todos los partidos políticos inconformes con el reparto de poder, o que les tocó poco o simplemente fuero ignorados.

    Ayer en el Senado un legislador afirmó que no se comporta como gobernador sino “como presidente del partido de los independientes”; tiene toda la razón.

    Los 49 muertos son o deben ser una buena razón para que El Bronco deje al personaje y se ponga a trabajar…antes de que los grupos de poder que los respaldaron se encarguen de renunciarlo.

    *

    De nueva cuenta un secuestro masivo en Veracruz, pero este con un final feliz…si se puede considerar así.

    Cuatro jóvenes fueron secuestrados por un comando, en el puerto de Veracruz mientras desayunaban.

    Tres horas después fueron encontrados con vida y sin aparentes heridas; de los secuestradores ni sus luces.

    El caso llama la atención, sobre todo por el comportamiento de los ciudadanos en las redes sociales.

    Primero lamentaron que otraaaaaaa vez ocurriera un secuestro masivo en Veracruz, a plena luz del día y sin que hubiera una patrulla cerca para solicitar auxilio.

    Y cuando se supo del rescate, entonces comenzaron las versiones de un montaje, sobre todo a partir de que el gobernador publicó en su cuenta de Twitter la noticia y felicitó a la policía local.

    Como haya sido, no deja de resultar terrorífico que nuevamente ocurra un “levantón” colectivo, a plena luz del día, en el centro del puerto, sin ninguna autoridad pueda impedirlo.

    De terror.

    *

    El PRI ha sacado a 11 de 12 candidatos a gobernador, sin fracturas.

    Quintana Roo ya fue la excepción y podría haber una desbandada si se equivocan a la hora de elegir, sobre todo, a su candidato al municipio de Benito Juárez, que concentra el 55% del padrón electoral.

    Nada más en ese municipio se encuentran 8 de 15 distritos electorales.

    Quien gana Benito Juárez, tiene media gubernatura en la bolsa.





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “El Bronco: gobernar por celular”

    El área de comentarios esta cerrada.