• El tiempo





  • » El rescate de Pemex

    Esta nota fue creada el jueves, 18 febrero, 2016 a las 6:03 hrs

    No queremos decir que lo advertimos pero sí.

    El recorte presupuestal de 132 mil millones de pesos anunciado ayer por el secretario de Hacienda Luis Videgaray y el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, responde a la crisis “que no es culpa de nuestro gobierno sino de otros”, según la “economista” Andrea Legarreta.

    Desde que se cayeron los precios del petróleo a niveles del año 2000, se preveía un ajuste; también la cotización del peso frente al dólar auguraba una medida de esa naturaleza.

    El colmo fue la inflación registrada el mes pasado que fue superior por mucho a la esperada.

    De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante enero de este año el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) “presentó un incremento de 0.38 por ciento, así como una tasa de inflación anual de 2.61 por ciento. En el mismo periodo del año anterior los datos correspondientes fueron de (-)0.09 por ciento mensual y de 3.07 por ciento de inflación anual”.

    Estas llamadas de atención aceleraron la decisión del recorte presupuestal, cuyo peso mayor cargará Pemex pues se le obliga a realizar un ajuste –o sea recorte-, de 100,000 millones de pesos.

    Para 2016, el gasto programable autorizado por el Congreso para Pemex fue de 478, 282 millones de pesos, lo que representó el 11.5% menos que el presupuesto autorizado para el 2015 y cuyo monto fue de 540 mil 580 millones de pesos.

    De esos 478,282 millones de pesos, la empresa productiva del Estado –así se llama oficialmente-, deberá recortar 100,000 millones de pesos que, según su director, José Antonio González Anaya, representan los recursos que dejará de percibir la empresa por la caída de los precios del petróleo.

    González Anaya precisó ayer, que aún cuando los diputados presupuestaron un precio de 50 dólares por barril de la mezcla mexicana, la cotización real debe rondar los 25 dólares, es decir, 50% menos de lo estimado en el Congreso.

    Aunada a esta decisión de recortar esos recursos, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público emitió ayer títulos de crédito por 50,000 millones de pesos, que vencen el 31 de diciembre de 2050, y que corresponden a una parte del monto que asumirá el gobierno federal con respecto al pasivo laboral de Pemex.

    La decisión no es gratuita, está establecida en el artículo tercero transitorio de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, que fue reformada en agosto de 2014, en el cual el gobierno federal se compromete a asumir “hasta la tercera parte de los pasivos laborales” de la empresa.

    Si la tercera parte son 50,000 millones de pesos, entonces el pasivo laboral debe rondar en 150,000 millones de pesos, aunque la cifra exacta se dará a conocer en los próximos días cuando González presente ante el Consejo de Administración de la empresa los números exactos y el programa para reducir los 100,000 millones de pesos que le ordenó la Secretaría de Hacienda.

    Si estas medidas no constituyen el inicio del rescate de la otrora gallina de los huevos de hora, ¿entonces qué es?

    *

    Ya se fue el Papa Francisco. ¿Le parece que el país ha cambiado en algo?

    Quizá es muy pronto para evaluar los resultados de la visita papal, pero, como comentamos en este espacio hace unos días, salvo la catarsis de los discursos y su carga moral indiscutible, seguimos siendo los mismos.

    *

    Por favor no se ría.

    El jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera anunció que ahora sí, deveritas, iba a ordenar a los cientos de guaruras que circulan por la capital con total impunidad.

    Ya lo había prometido hace tres años.

    ¿Y por qué ahora sí habríamos de creerle?





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “El rescate de Pemex”

    El área de comentarios esta cerrada.