• El tiempo





  • » En la víspera de un recorte presupuestal

    Esta nota fue creada el miércoles, 20 enero, 2016 a las 6:03 hrs

    El precio del petróleo rondó por los 20 dólares por barril en tanto que el tipo de cambio se ubicó al medio día en 18.55 pesos por dólar.

    Cuando se discutió el presupuesto para este año, los diputados proyectaron el precio del barril de la mezcla mexicana en 50 dólares; ahora el precio se encuentra 60% debajo de lo estimado.

    El dato es importante porque, aún cuando en años recientes se ha despetrolizado la economía nacional, los ingresos de la Federación dependen de entre el 30 y el 35% de las ventas del petróleo y de los impuestos que éstas generan.

    Aunado a ello, el nuevo régimen fiscal de Pemex con el que se pretende lograr una mayor independencia de los precios del petróleo, disminuirá gradualmente las aportaciones vía impuestos a la Federación, con tal de hacer más eficiente a ex paraestatal, hoy llamada pomposamente “empresa productiva del Estado’’.

    El nuevo régimen fiscal de Pemex es producto de la reforma energética que abrió el sector a la inversión extranjera.

    Esta, sin embargo, se ha visto bastante mezquina en las primeras licitaciones que se han hecho, sobre todo de campos petroleros en aguas profundas.

    La primera ronda de licitaciones fue un rotundo fracaso.

    Esto, sumado a la incontrolable –porque eso es- devaluación del peso frente al dólar, genera una panorama económico bastante negro para el país.

    Cuando, en febrero del año pasado, el gobierno anunció un recorte de 120,000 millones de pesos y la construcción de un presupuesto para este 2016 “base cero’’, las condiciones económicas eran, por mucho, mejores que hoy.

    El gobierno celebró la aprobación del presupuesto para este año resaltando la austeridad y el espíritu aparentemente conservador con el que se hizo.

    Hoy, que la realidad es más tétrica, la pregunta es si el gobierno federal tiene margen de maniobra para recortar un presupuesto de suyo austero.

    Aunque el presidente Peña en su reciente visita por la península arábiga ha presumido la estabilidad económica, esta se sostiene con alfileres aunque no se quiera reconocer públicamente.

    Ayer por ejemplo se publicó en un diario de la capital el crecimiento de la deuda interna del país durante la actual administración y el dato está para espantarse.

    Sin duda, estamos en la víspera de un recorte presupuestal, porque el país ya no se puede endeudar, porque las inversiones proyectadas por las reformas se quedaron en el papel y a porque las coberturas petroleras contratadas apenas cubrirán el 60% de la producción nacional.

    Dios nos agarre confesados.

    *

    Los suspirantes priistas a la mingubernatura de Puebla, se reunieron ayer con el Manlio Fabio Beltrones para firmar el famoso acuerdo de unidad que deban firmar por si y por que sí.

    ¡Nueve! suspirantes estamparon sus firmas, lo que ha hecho que Puebla sea el segundo estado en el que el PRI tenga más apuntados.

    ¿Será que la ven fácil para derrotar al gallo del gobernador, el alcalde de Puebla Antonio “el olvidadizo’’ Gali?

    *

    Sinaloa se puso caliente y no por la detención Del Chapo sino porque los pretensos no quieren dar su bracito a torcer.

    Ayer los priistas desayunaron con el gobernador Mario López Valdez, que llego al cargo como candidato de una alianza entre el PAN y el PRD, pero que siempre ha tenido sangre tricolor.

    Y en Tamaulipas, parece que el candidato será Marco Antonio Bernal, uno de los miembros del dream team de Manlio Fabio Beltrones.





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “En la víspera de un recorte presupuestal”

    El área de comentarios esta cerrada.