• El tiempo





  • » Pemex a los 78: un anciano decrépito

    Esta nota fue creada el viernes, 18 marzo, 2016 a las 6:03 hrs

    Este día se conmemora el 78 aniversario de la Expropiación Petrolera, realizada como sabe, por el presidente Lázaro Cárdenas.

    El contexto social en el que se dio la decisión que cambió el rostro del México post revolucionario, era sustancialmente distinto al actual.

    Lázaro Cárdenas se vio obligado a realizar la expropiación debido a la negativa de las empresas petroleras de cumplir con un laudo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje que las obligaba a pagar 26 millones de pesos –una miseria, comparada con los montos de hoy-, al sindicato petrolero que entonces encabezaba Vicente Lombardo Toledano, el primer secretario general que tuvo la casi desaparecida CTM.

    El conflicto laboral había generado desabasto de combustible en el país, lo que provocó que Cárdenas tratara de mediar entre empresas y sindicato –las demandas del sindicato fueron jornada laboral de 40 horas, pago de prestaciones y mejores sueldos que representaban unos 64 millones de pesos entonces; las empresas solo ofrecían 14 millones- y fue el propio presidente quien sugirió al sindicato presentar una demanda de carácter económico ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

    Esta falló, luego de un análisis de una comisión, que las empresas debían pagar 26 millones de pesos al sindicato a lo cual se negaron; acudieron a la Suprema Corte de Justicia de la Nación que ratificó el fallo de la Junta y estableció como plazo el 7 de marzo de ese 1938 como fecha para su cumplimiento.

    Pero no solo no hubo tal, sino que las empresas petroleras sacaron del país su dinero, lo que provocó una crisis económica con la que pretendieron ahorcar al gobierno de Cárdenas.

    El presidente decidió entonces anunciar la expropiación con base en una ley de 1936 y el artículo 27 Constitucional.

    El precio del barril del petróleo en ese entones, era de 3.19 dólares.

    Setenta y ocho años después, la empresa que creó Cárdenas por decreto para hacerse cargo de los activos y de la producción petrolera, Pemex, se encuentra en la peor crisis de su historia.

    De todos es conocido que Pemex fue la gallina de los huevos de oro, la empresa que sostuvo por décadas las finanzas nacionales.

    Las malas administraciones -¿recuerda la frase de López Portillo de prepararse para administrar la abundancia?- y la corrupción rampante han contribuido a tener postrada y en terapia intensiva a Pemex.

    Cárdenas convocó a la solidaridad social para pagar las indemnizaciones a las empresas expropiadas; la sociedad de entonces respondió y aunque las aportaciones que se hicieron luego de la expropiación sumaron apenas dos millones de pesos, para la posteridad quedó el hecho del apoyo de todas las clases sociales a una medida tomada por el presidente.

    Hoy el gobierno federal, el mismo que ha mamado de la ubre de Pemex durante 78 años, ha tenido que salir al rescate de la empresa a través de un préstamos de 15 mil millones de pesos.

    Tan solo para pagar a proveedores.

    Y si bien es cierto que a esta grave crisis ha contribuido el entorno internacional que escapa al control de cualquier gobierno, Pemex ya venía avisando de su colapso por lo menos desde hace 15 años.

    La caída de la producción, el régimen fiscal que le fue impuesto, las malas decisiones de inversión, la corrupción, todo se ha mezclado para que este día, pese a una reforma que busca su fortalecimiento, Pemex represente fidedignamente la edad que tiene: 78 años, reumática, descalcificada, desdentada, postrada y a punto de un infarto.

    ¿Felicidades?

    No estoy tan seguro.

    *

    Sin tanto rollo ni reflectores, la bancada del Partido Encuentro Social, que coordina el diputado Alejandro González Murillo, avanza a pasos cortos pero seguros en por lo menos dos temas de su agenda: la simplificación de los trámites para la adopción de menores y la desaparición del fuero para diputados federales y locales y senadores.

    El tema de la adopción avanza, pese a la negativa de otras fracciones que aparentemente quieren adjudicarse la paternidad de la iniciativa.

    Y lo del fuero, tiene sus afines aunque el tema que ha entrampado la discusión es si la desaparición del fueron debe aplicarse también al Presidente de la República.

    Con todo, el hecho de que la bancada más chica de San Lázaro -8 diputados- estén posicionando temas de auténtico impacto social, no es un asunto desdeñable.

    Habrá que seguirlos de cerca.





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “Pemex a los 78: un anciano decrépito”

    El área de comentarios esta cerrada.