• El tiempo





  • » Un México para Francisco

    Esta nota fue creada el lunes, 8 febrero, 2016 a las 6:04 hrs

    Foto Adrián TrejoA toda velocidad, el gobernador del estado de México, Eruviel Ávila, realiza reparaciones y remoza las vialidades por las que transitará el papa Francisco cuando visite Ecatepec, el municipio más peligroso de México.

    La utilería alcanza incluso a la ciudad de México y con seguridad se verá también en Michoacán, en Ciudad Juárez y en Chiapas.

    Como buenos mexicanos, cada que hay visitas hay que darle una barrida, por lo menos, a la casa para no causar mala impresión.

    Pero si Jorge Bergoglio está tan bien informado de lo que ocurre en el país, seguramente no creerá los arreglos de utilería que los gobiernos locales y estatales realizan en los lugares que visitará.

    Ecatepec sigue siendo el municipio más peligros y en el que más feminicidios ocurren; las desapariciones de jóvenes mujeres son cosa de todos los días.

    La corrupción policiaca es de sobra conocida no solo en ese municipio sino en todo el oriente del estado de México, zona a la que el gobernador ha ido acaso dos o tres veces durante su sexenio.

    En Zamora, Michoacán, apareció un “nuevo” grupo criminal que amenaza con limpiar al Cartel Jalisco Nueva Generación y de entrada descuartizan a un ciudadano.

    “No es un nuevo grupo, es el mismo pero solo se cambiaron el nombre”, dice a manera consuelo el procurador de justicia del estado, José Martín Godoy.

     Vaya consuelo.

    Bergoglio, que será recibido con honores de jefe de Estado, a pesar de que su visita será pastoral, tendrá la oportunidad de pulsar los dos Méxicos: el que le están construyendo y el real.

    Ya él decidirá que creer.

    *

    La pésima operación del delegado especial del PRI en Quintana Roo, Ulises Ruiz, ha complicado sustancialmente la designación del candidato a gobernador.

    De entrada, Ruiz convirtió en mártir a Carlos Joaquín, enemigo declarado del gobernador Roberto Borge, lo que ha elevado al infinito la negociación con el subsecretario de Turismo.

    Carlos Joaquín fue el único que no firmó el documento “de unidad partidista”, que suscribieron los otros seis aspirantes a la candidatura.

    El ex funcionario federal dice que no fue invitado pero el encargado de redactar el documento, el presidente del PRI local, Raymundo King, asegura que sí fue invitado y que incluso el documento le fue enviado.

    Ante lo desaseado del proceso, ha tenido que salir el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, a precisar que la selección del candidato a la gubernatura “será incluyente”.

    ¿Qué concesión hará el PRI a Carlos Joaquín para que no se vaya a la oposición si no es el elegido?

    *

    Si no fuera trágico, el pleito entre la Universidad Veracruzana y el gobierno del estado pasaría por comedia.

    Resulta que desde hace años la Universidad demanda el pago de más de 2,000 millones de pesos que dice el gobierno le adeuda; el dinero fue aprobado por el Congreso local.

    Pero los recursos no han llegado y no solo eso, sino que el secretario general de Gobierno del estado, Flavino Ríos, respondió en un desplegado en los diarios locales que es la Universidad la que le debe algo así como 3,000 millones de pesos al gobierno estatal.

    Y entre pleitos en tribunales y denuncias en medios, la estabilidad de esta muy importante casa de estudios está sostenida en una cáscara de plátano.

    Lo que menos le conviene al PRI y al gobierno estatal es que en pleno proceso electoral le reviente un escándalo o una huelga general en la casa de estudios.

    Pero ni el gobierno de Javier Duarte parece entenderlo.





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “Un México para Francisco”

    El área de comentarios esta cerrada.