• El tiempo





  • » Un tremendo candidato para la Corte

    Esta nota fue creada el lunes, 16 noviembre, 2015 a las 6:03 hrs

    No se entiende la proclividad que tiene el presidente Enrique Peña y/o su equipo de asesores por generar controversia que, siempre, termina pagando su gobierno.

    Entre los seis propuestos y propuestas para ocupar las dos vacantes que habrá en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Peña incluyó al todavía procurador de justicia –eso es un decir, desde luego-, Alejandro Gómez Sánchez.

    Personal a cargo de este servidor público, ahora candidato a ministro de la Corte, fue el responsable de levantar los cuerpos y hacer las primeras diligencias en la bodega de Tlatlaya, en la que murieron 22 presuntos delincuentes a manos de militares, el 30 junio de 2014.

    Como sabe, una investigación periodística de la agencia de noticias Associated Press (AP), dejó al descubierto días después que no hubo tal enfrentamiento, sino que se trató de una ejecución extrajudicial.

    La investigación de AP se sustentó en las declaraciones de tres mujeres que sobrevivieron a la matanza y que fueron entregadas por los militares a judiciales del estado de México.

    Estos torturaron y agredieron sexualmente a las testigos para que declararan que había sido un enfrentamiento.

    Cuando se dio a conocer la versión de AP, que solo un diario nacional publicó, Gómez Sánchez se lanzó ferozmente a descalificar la versión de la ejecución extrajudicial y a defender las diligencias –ahora se sabe totalmente manipuladas- de los peritos, ministerios públicos y agentes de la Procuraduría del estado de México que se encargaron de alterar la escena del crimen.

    No fue sino hasta que la versión de AP fue retomada y ampliada por la revista Esquire que el caso llamó la atención mundial.

    Organizaciones como Human Rights Watch (HRW) pidieron al gobierno mexicano una explicación sobre los estos hechos.

    La PGR entonces acusó a 8 militares –todos de tropa, ningún mando- de haber desobedecido órdenes y determinó su aprehensión; siete de ellos ya fueron condenados por los hechos.

    En enero del 2015, al ahora flamante candidato a ministro de la Suprema Corte, declaró que 20 servidores públicos de la Procuraduría del estado de México se encontraban bajo investigación por su probable responsabilidad en el encubrimiento de estos crímenes.

    En la misma conferencia en la que apareció Gómez Sánchez, el 14 de enero pasado, se le preguntó si estaba dispuesto renunciar al cargo luego de que se concluyera que personal a su cargo altero la escena del crimen.

    El procurador dijo que no. Y agregó: “No, de ninguna manera he pensado en renunciar, como lo he señalado anteriormente el cargo de procurador de Justicia del Estado es una designación que hace el gobernador, con la ratificación que hace de la legislatura. Consecuentemente será por los conductos constitucionales que en dado caso tendría que salir yo del cargo de procurador”.

    Y sobre la actuación del personal a su cargo, al que se había descubierto como torturadores y demás, el procurador declaró: “El hecho de que a estas personas se les otorgué el sobreseimiento –dos de las tres mujeres que acusaron tortura- no significa que se caiga la investigación, de ninguna manera.

    “En su oportunidad la Procuraduría realizó las investigaciones, hizo el levantamiento de los cuerpos, practicó las pruebas periciales que en el orden del fuero común teníamos que practicar y entregamos la investigación correspondientes a la PGR”.

    ¿No había en el abanico presidencial otro candidato a la Corte con más méritos que el cuestionado procurador del estado de México?

    ¿De verdad no?

    Si es así, qué mal estamos.





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “Un tremendo candidato para la Corte”

    El área de comentarios esta cerrada.