• El tiempo





  • » Paciente se compromete tras recuperarse de COVID-19 y dar a luz

    Esta nota fue creada el sábado, 4 julio, 2020 a las 22:36 hrs
    Sección: El mundo

    Diana Angola, de 36 años, luchó contra coronavirus mientras su hijo aún se encontraba en su vientre. Al vencer la enfermedad y recuperarse, Jefferson Riascos le propuso matrimonio en la clínica de Cali, Colombia, donde dio a luz durante un coma inducido.

    Con la ayuda de los trabajadores de la salud, quienes sujetaron el cartel con la frase «¿Quieres casarte conmigo?», Riascos le pidió matrimonio a su novia al momento que fue dada de alta de cuidados intensivos por COVID-19.

    «Ya teníamos planeado esto, el matrimonio, la verdad creo que hoy fue un día muy importante, volverla a ver después de tantos días», dijo Riascos tras realizar la propuesta.

    Por su parte, la paciente aseguró que no se esperaba la petición en el hospital. «Nunca me esperaba esto, él es un hombre maravilloso, que sorpresa tan linda», comentó. La pareja lleva 13 años junta y tiene además una hija de 8 años.

    Hace 24 días nació el segundo hijo de la pareja en un parto de alto riesgo por la afectación que le provocó el nuevo coronavirus, explicó a AFP Paula Velásquez, internista de la clínica Versalles, en la ciudad de Cali, en el suroeste de Colombia, donde se atendió el parto.

    «Es un caso que nos ha generado mucha conmoción porque hasta ahora conocemos que hay muy pocos reportes de supervivencia en un contexto tan severo como el que tuvo nuestra paciente», agregó.

    Angola fue inducida al coma y le realizaron una cesárea debido a que sus capacidades pulmonares estaban comprometidas por culpa del virus, que obligó a que la internaran de urgencia el 15 de mayo tras una fiebre incontrolable.

    Tres días después la intubaron y permaneció así hasta la intervención quirúrgica. Además, por su embarazo, la mantuvieron sentada en un ángulo de 45 grados para que pudiera respirar mejor ante la imposibilidad de acostarla boca abajo, como suele tratarse a los enfermos por el virus SARS-CoV-2.

    El parto de Jefferson, quien no se contagió de COVID-19, tuvo además otra dificultad: era un bebé prematuro. El niño nació cuando su madre ajustaba 24.3 semanas de gestación, entre catorce y 18 semanas menos que cuando se suele dar a luz en un embarazo regular.

    «Un ser humano puede sobrevivir a partir de las 24 semanas con un buen peso, pero con mucha tecnología y con resultados en el neurodesarrollo y a nivel pulmonar» que en ocasiones provocan evoluciones poco favorables, añadió.

    El neonatólogo Edwin Olivo, quien hizo parte del grupo de especialistas que trató el caso, apuntó que el bebé de a poco gana peso y respira mejor.

    «Nació con mucha dificultad para respirar, tuvimos que reanimar, tuvimos que hacer todo el procedimiento de un paciente crítico», señaló. «Afortunadamente podemos decir que la evolución ha sido hacia la mejoría», aunque sigue en incubadora.

    Recuerdos tormentosos

    Ya recuperada del COVID-19, Diana Angola espera con ansias el alta médica. «Es una emoción muy grande saber que luchamos, que los médicos nos ayudaron a sobrevivir», dijo con voz débil.

    Diana desconoce cómo se contagió y su familia sostiene que cumplió con rigor la orden de aislamiento obligatorio, impuesta el 25 de marzo aunque cada vez más relajada en medio de intentos del gobierno para reactivar la economía.

    En los pasillos del hospital, su hermana Ángela respira aliviada. La hospitalización trajo recuerdos tormentosos a la familia: hace unos años su mamá y otra hermana fallecieron, intubadas, en unidades de cuidados intensivos, las mismas en la que estuvo Diana durante semanas.

    «No me dejen entubar, sáquenme de acá, yo no me quiero morir», recuerda Ángela que su hermana gritaba cuando los médicos le compartieron el tratamiento a seguir.

    Ya en coma, Diana lloraba ante la lectura de las cartas que su hija y otros seres queridos le escribían.

    Ahora Ángela aprovecha el resurgir de su hermana y sobrino para hacer un llamado en momentos en que las infecciones y los decesos se multiplican en Latinoamérica.

    «Hay muchas personas que andan sin tapabocas, que andan en fiestas, de pronto porque no conocen un caso cercano no toman conciencia».

    Colombia es el sexto país en América Latina en número de decesos por COVID-19 y el quinto en contagios al registrar más de 2 mil 650 fallecimientos y 80 mil casos confirmados, los cuales se han detectado a partir del 6 de marzo.

    Las autoridades del país de 50 millones de habitantes creen que mantienen bajo control la epidemia a comparación con otros países de la región, aunque la semana pasada se presentó el 25 por ciento del total de ambos indicadores.

    Fuente: milenio.com





               



    Comentarios
    No hay comentarios en “Paciente se compromete tras recuperarse de COVID-19 y dar a luz”

    El área de comentarios esta cerrada.