» El avión presidencial, estos fueron los interesados

Esta nota fue creada el martes, 6 octubre, 2020 a las 15:43 hrs

Luego de que en 2019 el gobierno mexicano, a través de Banobras, firmó un convenio con la Organización de la Naciones Unidas para que valuara, anunciara y propusiera compradores para el avión presidencial sólo una empresa fue recomendada para iniciar una negociación, pero en el proceso hubo 42 interesados de todo tipo, como un ciudadano chino, el millonario estadunidense Ronald Burkle, una supuesta tribu india, empresas de Sudáfrica, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Reino Unido, Estados Unidos y México.

Entre los interesados hubo empresas de consultoría, firmas de gestión de inversiones, grupos de empresas extranjeras, empresas de ventas, marketing y negociaciones, empresas de transporte aéreo, revendedores de aviones, consultoras financieras, personas físicas y hasta una empresa especializada en suministro de equipos militares de seguridad, comunicaciones y servicios a las fuerzas armadas, y seguridad aérea para Estados Unidos y Europa.

La licitación de la aeronave, comprada en el gobierno de Felipe Calderón y recibida en el de Enrique Peña Nieto, contempló un precio de avalúo de 130 millones de dólares. En un inicio se inscribieron 37 interesados, de los cuales 31 eran empresas y seis personas físicas. Otros cinco interesados más entraron en contacto con la ONU antes iniciar con el análisis correspondiente.

A través de una solicitud de transparencia, MILENIO tuvo acceso a los documentos que en 2019 la ONU entregó a Banobras con el análisis de cada uno de los potenciales compradores.

De acuerdo con la lista de los 42 posibles compradores, al menos 8 visitaron el avión en Victorville, California, donde estuvo resguardado año y medio. Entre estos, acudieron los CEO de tres empresas, el vicepresidente de otra compañía, dos interesados sin cargo, el representante de un cliente chino y un estadunidense de nombre Tony Cuomo.

MILENIO identificó que entre los interesados que acudieron a ver el avión están:

La empresa mexicana Ava aéreo, dedicada a la operación y adquisición de aeronaves de negocios.

El empresario multimillonario estadunidense Ronald Burkle, quien en 1986 fundó Yucaipa Companies, y es ampliamente reconocido como uno de los principales inversionistas en las industrias minorista, de distribución, tecnología, entretenimiento, deportes y hospitalidad.

La empresa Aviator Global Corp, dedicada al servicio de corretaje de aeronaves, ventas y adquisiciones, gestión de equipos de vuelo y servicios de alquiler de aviones. Especializada en flotas para viajes de lujo y corporativos; la persona física que fue contratada por una empresa china en su representación.

La empresa Projets Inc, de Houston, Texas, en Estados Unidos, especializada desde 1985 en venta de aeronaves, consultoría y brokerage, mantenimiento y remodelación de aeronaves. Fue fundada en 1985 como una empresa de venta, consultoría y corretaje de aeronaves.

Otra empresa dedicada a la comercialización de aeronaves.

La empresa JetHQ, especializada en adquisición, venta, inspección de aeronaves, consultoría y brokerage, establecida en Estados Unidos y Dubai.

Los 12 interesados que entregaron información a la ONU

De acuerdo con los documentos, de los 42 interesados sólo 12 entregaron información solicitada por la ONU.

MILENIO identificó que entre estos estaban:

Una empresa sudafricana fundada en 2015 relacionada con aviación

Una empresa aérea mexicana de transporte de pasajeros, adquisición de aeronaves, que argumentó que la aeronave era para su socio, ésta fue una de las empresas que sí visitó el avión.

El representante de una tribu india que, con presencia en al menos tres países, presentó certificados emitidos por un banco chino y argumentó que la aeronave sería para uso de los directivos y para reuniones del consejo tribal.

Un estadunidense que tenía gran interés en el avión y que ya lo había visitado.

Una empresa estadunidense fundada en 2002 y dedicada a la compra venta de aviones, que argumentó la quería usar para leasing de pasajeros o carga.

Una empresa estadunidense con 30 años de experiencia dedicada a venta de aeronaves, que ya había visitado el avión.

Una empresa del Reino Unido fundada en 1962, especializada en adquisición y venta de aviones; otra empresa estadunidense.

Un intermediario estadunidense que explicó que su cliente operaría la aeronave en Europa y Asia.

Una empresa estadunidense fundada en 2002 dedicada a la compra de aviones, incluidos de gran tamaño.

Una empresa de Dinamarca, especializada en la comercialización de aviones, barcos, botes y taxis aéreos.

Uno de los 12 interesados presentó muy poca información, por lo que no demostró efectivo interés en el avión y ya no se le tomó en cuenta en la siguiente etapa.

A los once interesados finalistas se les pidió realizar una oferta y más detalles de la misma. Para lo cual la ONU recibió sólo seis.

Estos fueron los 6 finalistas para el avión

MILENIO identificó que los seis finalistas fueron:

  1. La tribu india que quería comprar el avión a través de una empresa que es propiedad del jefe de la tribu. La aeronave sería destinada a las familias reales y al consejo tribal, así como reuniones diplomáticas. El comprador expresó que su gobierno tribal dedicaba fondos para proyectos humanitarios.

Según la ONU, esta fue la mejor propuesta en términos de precio, pero solicitó aclaraciones para establecer con claridad el origen de los fondos, su constitución, registro o reconocimiento como tribu y la legitimidad de su oferta.

El representante de la tribu ya no proporcionó evidencia sobre su constitución como tribu. Tampoco se obtuvo evidencia de constitución, ni registro de las empresas que respaldarían la compra. El capital de las empresas era muy bajo y no era compatible con los montos declarados en impuestos. Cuando la ONU solicitó comprobar la existencia de fondos y liquidez para la compra en instituciones bancarias, el interesado ya no respondió.

Por eso la ONU ya no recomendó esa oferta al gobierno mexicano.

  1. Una empresa cuya oferta se alejaba del valor estimado e imponía condiciones adicionales, por lo que la ONU no la recomendó.
  2. Una empresa que presentó dos ofertas. Una por el Boeing 787, que representaba aproximadamente el 70 por ciento del avalúo, es decir, 91 millones de dólares. Y la segunda oferta era para el Boeing 787 y cinco aeronaves del gobierno mexicano, por lo que la ONU no recomendó la oferta porque era más baja y la demás flota no era objeto de la presente licitación, por lo que no podría ser objeto de negociación en el presente proceso.

Sin embargo, la ONU aclaró que, si el proceso se declaraba desierto y no se lograban ofertas más ventajosas, esta oferta alternativa podría ser eventualmente objeto de evaluación futura por Banobras.

De acuerdo con información revisada por MILENIO, el gobierno mexicano sí inició negociaciones con esta empresa, pero la negociación no prosperó.

  1. Una oferta que se alejaba considerablemente del valor estimado de venta de la aeronave, por lo que la ONU no la recomendó.
  2. La empresa estadunidense Jetran, que incluyó carta que confirmaba capacidad de pago.

La oferta fue suscrita por el presidente de la empresa, confirmando oferta de compra. Incluyó autorización de su empresa para la compra, y un documento suscrito por los directivos de su organización con aspectos regulatorios para la compra.

Sin embargo, la ONU no recomendó la oferta pues se alejaba considerablemente del precio establecido.

  1. Aviator Global Flight Group (USA), que es la misma empresa Aviator Global Corp, ubicada en San Diego, California, que ofreció un monto inicial por el avión. Incluyó una carta del financiador, indicando que disponía de una línea de crédito para la compra de la aeronave.

Posteriormente incrementó el monto de su oferta. Se realizaron aclaraciones para confirmar que el financiador no participaría en la negociación del contrato.

Envió una carta donde confirmó la disponibilidad de una línea de crédito para la flota del gobierno mexicano, incluyendo la aeronave. Posteriormente presentó información de una segunda fuente de financiamiento.

De acuerdo con la ONU, la oferta se encontraba dentro del rango del precio del avalúo y era la única oferta que atendía preliminarmente los requerimientos para la venta del TP-01.

Esta fue la única oferta para la que la ONU recomendó instalar un proceso de negociación para confirmar la viabilidad de la oferta y en caso de resultado satisfactorio proseguir con la firma del acuerdo de compra y venta.

La venta del avión presidencial que no cuajó

El proceso que realizó la ONU se realizó de febrero de 2019 a julio de ese mismo año.

En los documentos obtenidos por MILENIO, se evidencia que este proceso costó a Banobras 683 mil 332 dólares, unos 13 millones 660 mil pesos.

El convenio incluyó el avalúo del avión, el análisis del mercado, los anuncios de la aeronave, la evaluación de los interesados y las recomendaciones de venta.

La ONU determinó que, aunque el mercado era reducido sí hubo interesados a través de una licitación, aunque también evaluó otras alternativas para que el gobierno mexicano lograra la venta como una subasta, que podría representar pérdidas por el monto de salida que se trace, o una adjudicación directa si resulta ventajosa y las otras ofertas no prosperaron.

En enero de 2020, Jorge Mendoza, director general de Banobras, dijo en entrevista en MILENIO Televisión que «solamente dos ofertas estaban por encima de avalúo. Estuvimos trabajando y negociando mucho tiempo con ellos y con la idea de evitar un remate no pudimos cerrar la transacción».

Al responder a la solicitud de información sobre las ofertas recibidas para la compra de la aeronave hasta mayo de 2020, Banobras no encontró ninguna adicional a las recibidas a través de la ONU en 2019. Tampoco encontró ofertas de arrendamiento (renta del avión).

Ofertas posteriores

Actualmente, el gobierno mexicano intenta adjudicar la aeronave. Tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador, como el director de Banobras han dicho que hay interesados e, incluso, ya se habían dado anticipos. Pero no se ha confirmado de quién se trata.

El avión aún no se liquida

Banobras es la propietaria del avión y se lo arrienda a la Secretaría de la Defensa Nacional. El contrato de arrendamiento se firmó a 15 años, de los que le quedan 7 años, es decir, concluye en 2027. La Sedena paga año con año a Banobras por el avión, tanto por la deuda, como por los intereses. El contrato inicial fue de 4 mil 500 millones de pesos, ya se pagaron más de mil 800, por lo que faltan por pagar poco más de 2 mil 200, más iva.

El 15 de septiembre se realizó una rifa equivalente al valor actual de la aeronave, 2 mil millones de pesos. Sin embargo, el dinero se tomó del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado (INDEP) pues el avión no ha podido venderse.

En caso de que la venta se logre Banobras conservaría el dinero para cobrarse los 2 mil millones de pesos que la Sedena adeuda del arrendamiento. Una vez liquidado el gobierno, a través de Banobras pudiera utilizar ese dinero en otra cosa.

Otros interesados detectados por la ONU

De la lista de 42 interesados por el avión presidencial en el proceso de venta que realizó la ONU, MILENIO pudo identificar otros nombres y empresas en los documentos obtenidos.

– La estadunidense Capital Group, dedicada a las inversiones

– Grupo de empresas de Dubai

– Empresa de Sudáfrica de inversiones

– https://worldnetaviation.com/ de Sudáfrica

– Recom Comercializadora Integral S.A. de C.V., empresa mexicana especializada en comercio global y equipos materiales para la industria de la construcción de obras gobierno estatal, federal y municipal.

– Empresas de aviones privados como Private Jet Services Group

– Sigma Aviation Group, empresa de aviones

– Una empresa proveedora para industrias en Qatar

– Red Wings Sa de CV, empresa mexicana de vuelos privados

– Una persona mexicana llamada Jorge Cervantes

– Un ciudadano italiano que quería el avión para su instituto tecnológico

– Qatar Airways, que la utilizaría para uso propio ejecutivo y no para aviación comercial

– NORDAERO LTD, empresa de gestión y consultoría en aviación.

– Empresa estadunidense de operación de helicópteros, utilizados en vuelos de gobierno, comerciales y para el control de incendios.

– Southern Cross Aviation

– Aero SUPPLIES LIC, de Rafael Maldonado

– Aviones y Helicópteros Ejecutivos SA de CV

– Aircraft Finance Germany, empresa alemana de arrendamiento de aeronaves

– Jetcraft. Empresa specializada en ventas, marketing y negociaciones

– Euromonitor, empresa de Reino Unido

– Nataimuk. Empresa de Reino Unido





           



Comentarios
No hay comentarios en “El avión presidencial, estos fueron los interesados”

El área de comentarios esta cerrada.